¿Se acaban los chollos inmobiliarios?

David MonjeNoticias inmobiliarias

Tras cinco largos años de estancamiento del sector inmobiliario, el “ladrillo” regresa lenta, pero sostenidamente, hacia la recuperación. En el último ejercicio hemos visto crecer la compraventa de vivienda, el precio del suelo urbano, las ofertas hipotecarias de entidades bancarias y hasta han vuelto las grúas al paisaje urbano.

En este entorno de relativo optimismo, muchos grandes y pequeños inversores nacionales, vuelven a plantearse la compra de vivienda como una opción interesante para rentabilizar sus ahorros. A las rentas mensuales que ofrece una propiedad en alquiler, con el paso de los años se añade, en la mayor parte de los casos, una revalorización de la propiedad.

Para aquellos inversores más cautelosos, que no compraron en los años más profundos de la recesión, las oportunidades empiezan a escasear. A partir de ahora será casi imposible encontrar descuentos del 40 al 50% en las mejores zonas de la costa española, ni en los barrios de clase media de cualquier ciudad española. Sin embargo, “Aún hay oportunidades de comprar en 2015, a precios de 2014”, afirma Jesús Duque, vicepresidente de la red Alfa Inmobiliaria con más de 110 oficinas en nuestro país.

Claves para invertir en 2015 en vivienda, a precios del 2014:

Sea cual sea la tipología de vivienda, y la ubicación de la misma, Alfa Inmobiliaria recomienda seguir siempre esto tres pasos para obtener el mejor precio posible:

1. Los chollos están en las inmobiliarias. Aunque parezca un consejo interesado, en Alfa Inmobiliaria lo tienen claro. A sus oficinas llegan todos los días propietarios a los que les urge vender y están dispuestos a rebajar el precio, a cambio de agilizar la operación. Una herencia, un divorcio, un traslado por cambio de trabajo o un problema económico son solo algunos de las múltiples situaciones por las que un propietario está dispuesto a rebajar hasta un 5% o 10% más una vivienda en precio de mercado.

2. Presente su oferta. Para algunos compradores más pudorosos, y conscientes de la bajada ya realizada por los vendedores, supone un mal trago presentar una nueva propuesta a la baja. Sin embargo, puede que sea la primera oferta en firme que recibe el vendedor y esté dispuesto a aceptarla.

3. Actúe con rapidez. Aunque los años más duros de la crisis parezcan aún muy recientes, la situación ha cambiado por completo. Hay mucho pequeño inversor con capacidad de compra, cada día menos chollos y la indecisión puede hacer perder una buena operación.